martes, 28 de abril de 2009

Ayer, hoy y mañana*

Foto: Neverletmego y Numera Tokyo
“Dije a mi amigo:
- Ya la ves, apoyada en el brazo de ese hombre. Si apenas ayer se apoyaba así sobre mi brazo.
- Y mañana se apoyará sobre el mío – dijo mi amigo.
- Mírala, sentada junto a él. Si apenas ayer se sentaba junto a mí- le dije.
Y él respondió:
- Mañana estará sentada a mi lado
- Ves – le dije-, ella bebe el vino de su copa, y ayer lo bebía de la mía.
- Y mañana de la mía – respondió mi amigo.
Entonces le dije:
- Observa como lo contempla con amor, con los ojos sometidos, como ayer me contemplaba.
- Así me contemplará a mi mañana – contestó mi amigo. Y yo le pregunté:
- ¿no la oyes murmurar canciones de amor en sus oídos? Son las mismas que murmuraba, apenas ayer, en mis oídos.
Y respondió mi amigo:
- Mañana las murmurará en los míos.
- Pero mira, si lo está abrazando, y fue apenas ayer que me abrazaba- evoqué.
- Mañana será a mí a quien abrace – dijo mi amigo.
Entonces suspiré:
- Qué mujer tan extraña.
Pero él me respondió:
- Es como la vida, que todos los hombres poseen; y como la muerte, que conquista a todos los hombres; y como la eternidad, que a todos los hombres abarca.”


Gibran Jalil Gibran, “El Vagabundo”, Ediciones Urano.

6 comentarios:

belita dijo...

Absolutamente precioso. Buscare ese título. Gracias por compartirlo.

Besos

Aleksander Nagi dijo...

… Belita
… gracias por tu visita
… estas bienvenida y me alegra que te haya gustado el texto
… es del Maestro Gibran.
… un placer tenerte aquí
… un beso y un abrazo

cieloazzul dijo...

Vaya!!!
con estas metáforas... no me queda mas que sonreír de alegría de volverte a encontrar.... siempre!
te beso!

Aleksander Nagi dijo...

… HERMOSALETRA
… un placer y un honor volver a contar con tus letras aquí.
… siempre hicieron falta y los extrañé.
… es tu casa que te debe mucho.
… un beso y un abrazo

gotitas de amor dijo...

Bello simplemente...

Hay algo para ti esperando en mi blog,
La musica es espectacular!!! gracias por este rincon!
Besitos friolentos

Campanita de BarZaires dijo...

Siempre nos sorprendes, no como la muerte que a todos conquista, si como la vida con la que nos llenas al leer tus escritos y como la eternidad en donde siempre guardaremos tus palabras y todo lo que nos descubres y enseñas, y como la múscia que suena que hace que cada nota tome relevancia en tu escrito y nos mantenga aqui pegados en la pantalla y sin querer irnos.
Gracias Aleksander aprendemos contigo y descubrimos aquello que se nos paso inadvertido a nuestros ojos.
Un beso enorme.